Perdona y Sonríe :-)

Hoy quiero compartir el sueño que he tenido esta noche.

Sin entrar en detalles, altamente oníricos y faltos de sentido (como una carretera que se va estrechando a la anchura de una bicicleta, y sin embargo voy por ella con el coche, o el coche que se guarda en una cartera de mano…) estaba realizando un viaje cuando de pronto todo se empieza a torcer. Empiezan a sucederme calamidades, una tras otra, la mayoría relacionadas con gente que se aprovecha de mí, que me roba lo que tengo o que me engaña.

Y no veo el fin. Cuando tomo una decisión para salir del paso, vuelve a torcerse, vuelven a engañarme, vuelven a aprovecharse.

Y entonces, cuando empiezo verdaderamente a desesperarme, cuando no veo solución, me vine el siguiente pensamiento: “Bueno, si tiene que ser así, que sea…, acepta lo que hay. Recuerda Un Curso de Milagros. Perdona y sonríe.. Que pase lo que tenga que pasar…”, y entonces sonrío a la persona que tengo al lado, que me ha estafado, y la perdono…

Ella me mira extrañada, pero de repente, todo empieza a cambiar: el cobrador del vagón (porque había cogido una especie de enlazador que me llevaría a la estación de tren) toma el boleto caducado que me habían vendido y lo ticka sin más, sin comprobar nada; el tren que ya debería haber partido (porque llego tarde) está esperando; las personas que me habían engañado me devuelven mis papeles (pasaporte y carnets, y con el dinero que había dentro)… todo se arregla en la medida de lo posible. Hay algunas cosas que no pueden volver a ser lo que eran (mi coche está completamente desguazado), pero se reparan de otra manera.

Y cuando despierto y me viene todo ese gigantesco lío a la cabeza, no recordaba exactamente la frase que me sacaba del apuro.

Pero después, al meditar en la mañana me ha venido claramente:

Perdona y sonríe…

Meditación …

Últimamente me ha dado por la meditación. Y como me suele pasar, son una serie de circunstancias encadenadas las que lo han provocado.

meditación-budista-9-niveles

En primer lugar, están los ejercicios de Un Curso de Milagros. Te obligan cada día a centrar tu atención sobre un determinado pensamiento, una idea concreta. Para ello debes cerrar los ojos y pensar sobre ella el tiempo establecido (5 minutos, 10, 15…).

Hasta ahora, esto me costaba bastante. Primero, por vagancia, pura y dura. Puedo estar 5 horas trabajando, o “equis” horas jugando o viendo la tele, pero me cuesta sentarme 15 minutos a pensar.  Es más fácil dejar la mente libre, realizando cualquiera de esas tareas o distracciones. Así no hay que pensar…

Además, está la dificultad de centrarme en ese pensamiento. Me pongo a pensar sobre ello, y al momento, mi mente ya está pensando en cómo voy a terminar una tarea, o en la película que vi ayer, o lo que me ha dicho fulano esta mañana, o esa canción que no para…

Y se me hacía largo. Cada dos por tres abría los ojos para mirar la hora, pensando que ya habría pasado el tiempo…y ¡solo han pasado 3 minutos!. “Venga, vamos, vuelve a lo tuyo, concéntrate, ya queda menos”. Y se te va bastante tiempo del ejercicio pensando en el tiempo.

Pero últimamente, (no sé si por el contenido de las lecciones, o por la práctica, o porque he puesto una alarma para que cuente el tiempo y así no tengo que estar pensando en si ha pasado ya), me he dado cuenta de que ya me puedo centrar en esa idea, que cuando me desvío en seguida me doy cuenta y puedo volver a ella. O me desvío de la idea central porque me llegan otras, que son precisamente el propósito del ejercicio, y entonces las voy analizando hasta llegar a una conclusión.

Lo principal es que me doy cuenta de mi proceso mental, las ideas ya no llegan y se van libremente “al azar”.

Y ahora ya no me cuesta, me gusta, y el tiempo no se me hace pesado, aunque en realidad me parece mucho más largo que antes, como si se extendiese, pero ya no pienso en él, y me parece increíble lo que pueden dar de sí esos minutos.

Cuando suena la alarma, a veces sigo pensando un rato más en ello, y cuando abro los ojos me encuentro renovado, descansado, centrado y alerta.

Entonces me viene a la cabeza: “oye, esto debe ser algo parecido a la meditación, tengo que buscar algo sobre ello”. (Ahora me parece increíble no haberlo pensado antes, haber comenzado estudiando la meditación para poder hacer correctamente los ejercicios, pero ya se sabe, al ego esto no le gusta nada y no te ofrece soluciones o ayudas).

Y como por “por casualidad” ;-), después del vídeo que estaba viendo en Youtube, aparece un vídeo de “cómo meditar” …

Y ayer abro el correo y una academia en la que hice un curso me envía el enlace a un libro gratuito de respiración y meditación …

El vídeo que vi sobre meditación es el siguiente Como meditar, 1 de 4. La parte que más me gusta es la del Venerable René Feusi, y como estaba partido, lo he juntado en el siguiente: Como meditar, la paz mental, los nueve niveles de la meditación. Por el Venerable René Feusi, un vídeo de 13 minutos en el que explica los nueve niveles de la meditación budista. Yo creo que voy por el 2º o 3º, pero ya me he dicho, “Guau, es bastante agradable” (lo comenta en el 5º).

Había pensado en incluir aquí la transcripción del vídeo, o al menos un esquema de los nueve pasos, pero me dije, “seguro que a alguien ya se le ha ocurrido antes”, así que busqué, y por supuesto, en un montón de páginas estaban las palabras del venerable.

En Cómo Meditar está transcrito el documental completo.

Y el esquema, aquí, Meditación budista: los 9 niveles del camino a la paz mental, explicado perfectamente (¡gracias, Alejandro!).

Rene_Feusi

Así que, como dice el V. René, ¡buena suerte!.